Espacios Públicos Minvu mitigaron efectos de inundación tras recientes precipitaciones en Atacama

0
165

HVA Radio 96.3 Fm «La señal sin señal»

El pasado 23 de junio, en la ciudad de Copiapó precipitaron 13,8 mm de agua (7 mm en dos horas, máxima intensidad), donde se constató la operatividad de infraestructura que se instaló a partir de la reconstrucción por los aluviones de 2015.
Las intensas lluvias que afectaron la habitabilidad y el equipamiento urbano en la región de Atacama en 2015 y 2017, evidenciaron la necesidad de apuntar a una recuperación sostenible en el tiempo ante los efectos del cambio climático en nuestras ciudades.

El evento meteorológico de la semana pasada fue la ocasión donde la infraestructura se puso a prueba. En ese sentido, la Plaza Los Naranjos, ubicada en el sector norte de la ciudad que presenta alta vulnerabilidad a inundaciones debido a que es la zona por donde transitan gran parte de los flujos de aguas lluvia que recibe la ciudad, no presentó complicaciones, situación que sí se dio en 2016 y posteriormente en 2017.
Sobre esto, el Ministro de Vivienda y Urbanismo, Felipe Ward, aseguró que “Durante estos años hemos acompañado a las familias, enfocándonos en la recuperación de sus viviendas, pero también en la reconstrucción de los parques y los espacios públicos para ponerlos nuevamente a disposición de toda la comunidad. Junto con esto, el plan ejecutado por nuestro equipo de Gestión de Riesgos de Desastres y Reconstrucción ha estado centrado en obras de mitigación ya que lo más importante es resguardar la vida de las familias atacameñas ante eventos de similares características, tal como nos ha pedido el Presidente Sebastián Piñera”.

Históricamente, y a partir del relato de los propios vecinos que habitan frente a este espacio público, el sector sufría anegamientos con lluvias menores y el lugar de emplazamiento de la actual plaza se convertía en una laguna que duraba semanas debido a la morfología del lugar y a la poca capacidad drenante del suelo, generando diversos problemas como dificultades de acceso a las viviendas, presencia de insectos y malos olores.
Al respecto la Encargada Nacional de Reducción de Riesgo de Desastres y Reconstrucción Bernardita Paúl, destacó la recuperación sostenible que ha tenido la región como ejemplo para el país. “El proceso de reconstrucción apuntó a crear espacios urbanos tanto parques como plazas que tengan la capacidad de absorber las inundaciones que se generan a raíz de las constantes lluvias y los deslizamientos de tierra que ello conlleva, que cada vez más se dan en la región. Por lo tanto, esperábamos que la infraestructura respondiera ante eventos como las lluvias de la semana pasada para cumplir con el objetivo de crear ciudades resilientes”, destacó.
Zonas Permeables

Al constatar la operatividad del espacio público durante la ocurrencia del evento, se evidenció la capacidad de la plaza para gestionar las aguas lluvias a través de sus zonas permeables de captación hasta las tuberías de conducción que entregan los flujos a los estanques de acumulación e infiltración implementados. Como consecuencia, se observa que, al momento de cesar la lluvia, este espacio público continua totalmente operativo, sin acumulaciones tipo pozas, con todos los accesos a las viviendas despejados.
Inversión

Sobre las obras entregadas a la comunidad el Seremi Minvu, Pedro Ríos y Director Serviu, Rodrigo Maturana, explicaron que la inversión del proceso de reconstrucción por el aluvión ocurrido en 2015 estuvo enfocada principalmente en otorgarle una mirada urbana para recuperar y mejorar los espacios públicos existentes. En ese marco, se realizaron 89 obras urbanas, considerando parques, espacios públicos, vías, ciclovías y proyectos complementarios con una inversión de más de 85 mil 235 millones de pesos (US$118 millones). El costo total de la reconstrucción, incluyendo viviendas, equipamiento y obras de mitigación superó los 145 mil millones de pesos (US$ 202 millones), señalando finalmente que la inversión de estas obras urbanas para mitigar los efectos de las recurrentes lluvias consideró más de mil doscientos millones de pesos.