Miguel Vargas Correa, Gobernador Regional de Atacama: “La región no resistiría un nuevo paro educacional”

0
98
  • A dos semanas del inicio de clases y durante un recorrido por algunos establecimientos junto a la Ministra (s) de Educación, Alejandra Arratia, la máxima autoridad de Atacama llamó a que los representantes de educación en la región hagan los máximos esfuerzos para empezar el año escolar con la mayor normalidad posible.

En el marco de un monitoreo a los trabajos realizados en escuelas y liceos públicos de Copiapó, el Gobernador Regional de Atacama, Miguel Vargas Correa, instó a que los principales actores de la educación en la región puedan trabajar en conjunto, con el objetivo de velar por la continuidad del ciclo escolar 2024, considerando las problemáticas que aquejaron y aquejan aún a la comunidad docente y que motivaron una extensa movilización el año pasado.

Durante el recorrido también estuvieron el Director Nacional de la Dirección de Educación Pública, Rodrigo Egaña, el Seremi de Educación Atacama, Pablo Selles y la Directora Suplente del SLEP Atacama, Cecilia Brito, recorrieron distintos recintos educacionales del territorio.

La máxima autoridad de la región adelantó además los esfuerzos que se realizan desde el Gobierno Regional para mejorar la infraestructura educativa en los recintos públicos de Atacama.

En esta línea, el Gobernador Vargas advirtió que la educación en Atacama “no resistirá un nuevo paro”, pues aquello generaría un “daño tremendo” no solo a la comunidad educativa sino también a toda la región. Desde esta premisa, recordó los 80 días de paralización que experimentaron los recintos públicos en 2023.

“El compromiso que tenemos que asumir todos es hacer el máximo de los esfuerzos para que iniciemos las clases el 5 de marzo con la mayor normalidad posible, sin olvidar la realidad de cada colegio. Esperamos que los plazos para la reconstrucción de obras, comprometidos en diciembre de 2023, se aceleren y terminen pronto. Vamos a colaborar y estamos disponibles para que los problemas se puedan resolver y volvamos a la normalidad en el menor tiempo posible”, manifestó la primera autoridad regional.

Una de las últimas medidas para avanzar en la solución a la crisis educativa en Atacama, fue la aprobación desde el Consejo Regional de generar un posible Convenio de Programación junto al Ministerio de Educación para mejoras a largo y mediano plazo en infraestructura. La medida contemplaría una inversión que bordea los 320 mil millones de pesos, cifra que aportaría el Gobierno Regional a esperas de la otra mitad comprometida por la autoridad central.

Al respecto, la directora (s) del Servicio Local de Educación Pública de Atacama, Cecilia Brito, agradeció los esfuerzos del Gobierno y Consejo Regional por llevar adelante este convenio. “Valoramos que los representantes de la región se cuadren con la educación pública, porque entendemos que esto es a largo plazo. La palabra de los profesores tiene validez y los hemos escuchado, pero necesitamos tiempo, y están las voluntades”, agregó la autoridad central.

En representación del Gobierno de Chile, la ministra (s) de Educación, Alejandra Arratia, concordó con la máxima autoridad regional e hizo un llamado al diálogo y al trabajo colaborativo junto al Colegio de Profesores para evitar influir en el aprendizaje integral de las y los estudiantes de Atacama.

Sobre el regreso a clases a principios de marzo y un eventual paro de profesores, el director nacional de la Dirección de Educación Pública, Rodrigo Egaña, invitó a los apoderados a prepararse para el retorno a clases, pues afirmó que “hay una responsabilidad y un compromiso ético-moral con la educación y los niños y niñas que estudian”.

Desde el Gobierno Regional hay alrededor de 19 proyectos de conservación para distintos establecimientos educacionales administrados por el Servicio de Educación Pública de Huasco. Además, hay dos proyectos a esperas de obtener su recomendación técnico-social que son financiados por la máxima entidad Ejecutiva de Atacama, como lo son el Liceo José Santos Ossa de Vallenar y la Escuela Pukara de la Chimba en Copiapó.