Fondo Nacional de Seguridad Pública del Gobierno permitió implementar unidad móvil de atención y prevención de la violencia contra la mujer en Freirina

0
299

HVA Radio 96.3 Fm «La señal sin limite»

Con una ceremonia en la comuna de Freirina, se dio cierre al proyecto que contó con una inversión de más de 39 millones de pesos para prevenir a nivel comunitario y escolar la violencia contra las mujeres en contexto de pareja.
Camila Tapia, Directora Regional del Sernameg, dijo que “Este proyecto permitió durante un año entregar atención psicosocial y jurídica a las mujeres víctimas de violencia de pareja de la comuna y los casos más graves ser derivados al Centro de la Mujer o la Casa de Acogida de SernamEG. Además llegando a las distintas localidades rurales de la comuna con talleres de prevención. Como SernamEG además realizamos la asesoría técnica al equipo desde el apoyo para la presentación de la iniciativa hasta la implementación del trabajo, en un momento además que durante inicios de la pandemia en el 2020, en donde los casos de denuncias en Freirina se llegaron a triplicar”.
Arturo Urcullú, Coordinador Regional de Seguridad Pública, “Este proyecto contó con un aporte de la Subsecretaría de Prevención del Delito equivalente a más de 39 millones de pesos, y busca prevenir a nivel comunal y escolar la violencia contra las mujeres en contexto de parejas. Esto significa brindar una educación psico educativa a las mujeres víctimas de violencia cuyo nivel de riesgo puede ser leve a moderado. En esta oportunidad el equipo ejecutor, formado por profesionales, psicólogos, abogados y trabajadores sociales dieron cuenta de las actividades realizadas y de los compromisos adquiridos por la Municipalidad de Freirina ante las mujeres de la comuna para continuar con este proyecto que es innovador en la Región de Atacama y que cuenta con una actividad similar en la comuna de Huasco también financiada por la Subsecretaría de Prevención del Delito a través del Fondo Nacional de Seguridad Pública”.
Este proyecto permitió realizar una intervención que involucró a todos los sistemas sociales implicados en la problemática, trabajando activamente con las usuarias para que pudieran visibilizar su dinámica de relación con la guía del apoyo psicosocial y legal, con un modelo de intervención integral que abordó el nivel individual, comunitario e institucional, para ser agentes de cambio en su contexto familiar.