OLFATO POLICIAL DE AGENTES CANINOS HA PERMITIDO INCAUTAR CERCA DE 200 KILOS DE DROGA

0
30

HVA Radio 96.3 Fm

• Darwin, Frodo y Fury son los tres canes especializados del O.S.7 en la detección de droga en Atacama, quienes con su astucia y profesionalismo han interceptado y sacado de circulación importante cantidad de sustancias ilícitas.

El trabajo de la Sección Especializada del O.S.7 de Carabineros Atacama no ha cesado durante estos meses de pandemia por el Covid_19, por el contrario ha reforzado la labor investigativa y de fiscalización a través de sus canes detectores de droga. Esto porque cada día los delincuentes innovan técnicas cada vez más complejas para el tráfico de sustancias ilícitas y estos hábiles detectores de drogas llegan donde el olfato y la vista humana no tiene alcance.

Es a través del olfato, la astucia y profesionalismo de estos ejemplares caninos del O.S.7 Atacama que se ha impedido el tráfico y circulación de aproximadamente 200 kilos de sustancias ilícitas. Así lo destacó el Jefe de la Sección, capitán Eugenio Olea García, detallando los logros realizados por Darwin, Frodo y Fury, los tres canes de raza Golden Retriever de la Sección O.S.7 en la primera y segunda línea de control.

Frodo y Fury llegaron en abril de este año a reforzar la labor de Darwin, quien se encuentra en la zona desde el año 2018 apoyando la importante tarea preventiva y de fiscalización del tráfico de drogas. Estos tres canes tienen la responsabilidad de detectar e interceptar el paso de sustancias ilícita, muchas veces ocultas entre la carrocería y carga de vehículos y buses provenientes de las regiones del norte del país. La experiencia y el olfato agudo les permite ser certeros al momento de estar frente a un cargamento de drogas y aunque los delincuentes ocupen diversas técnicas de ocultación los ejemplares caninos del O.S.7 no fallan.

Estos nobles compañeros, prestan servicios junto a sus guías y en lo que va corrido del año han impedido la venta y circulación de 807 mil 500 dosis de droga. Gracias al trabajo acucioso de Darwin, Frodo y Fury se ha impedido que esta droga llegue a las calles y también se ha logrado poner a disposición de la justicias a estos delincuentes que se dedican al lucrativo e ilegal negocio del tráfico de drogas.

Para la Sección del OS-7 de Carabineros estos canes son un compañero más, que al igual que ellos, cumple turnos como cualquier funcionario policial y disfrutan de sus merecidos descansos siempre junto a su guía, quien también es Carabinero y tiene los entrenamientos de la especialidad del OS.7. Estos canes son un complemento a la labor tecnológica que utiliza esta sección especializada para frenar el tráfico y microtráfico.

Procedimientos
Según lo manifestado por el Capitán Olea los ejemplares caninos de esta Sección especializada del O.S.7 Atacama han participado en 21 intervenciones y 6 allanamientos, producto de lo cual lograron la detención de 26 personas, 17 de ellas por delitos de tráfico y 7 por microtráfico y dos infractores. En este mismo contexto, lograron incautar un total de 191 kilos 108 gramos de droga, de las cuales 17 kilos 509 gramos corresponden a clorhidrato de cocaína y 141 kilos 762 gramos corresponden a pasta base de cocaína y 31 kilos 837 gramos corresponden a marihuana. También durante estos procedimientos se logró incautar un total de 3 millones 796 mil pesos en dinero.

Uno de los procedimientos importante donde tuvo gran participación el ejemplar canino Darwin, fue el 29 de enero de este año, cuando en la segunda línea de control kilómetro 752 de la comuna de Copiapó, realizaban fiscalizaciones vehiculares y controlaron un bus interprovincial proveniente de Calama con destino a Santiago. Fue Darwin, quien en el sector del portaequipaje marcó una maleta, la cual transportaba en su interior diferentes prendas de vestir y junto a ella 20 kilos droga entre pasta base de cocaína y clorhidrato de cocaína.

Producto de este procedimiento y gracias a la astucia de Darwin se impidió la venta de más de 103 mil 400 dosis de droga, valorizada en más de 255 millones de pesos y la detención de un ciudadano de nacionalidad boliviana.

Por su parte el can Fury, también tuvo su participación destacada el pasado 9 de agosto. Producto de un control vehicular en la Ruta 5 Norte sector Chamonate, quedó al descubierto el traslado de droga en el maletero de un bus interprovincial, proveniente de la ciudad de Calama con destino a la Región Metropolitana.

Fue en este control vehicular desarrollado en el cordón sanitario en la intersección de la Ruta C-397, que el can detector de drogas Fury alertó de forma positiva a su guía que en el interior de un equipaje de este bus interprovincial había sustancias ilícitas. Con la valiosa colaboración de Fury se logró incautar un total de 215 gramos 800 miligramos de Pasta Base de cocaína, que traducidos en dosis corresponden a 600 envoltorios de droga, con un avalúo de 3 millones de pesos aproximadamente.

Pero este trabajo de los ejemplares caninos antidrogas no sólo se remite a los controles vehiculares, sino también son un gran apoyo en los allanamientos que habitualmente realiza la sección especializada en los sectores poblacionales. Éste fue el caso del ejemplar canino Frodo, cuando el pasado 9 de julio, ingresó junto a su equipo a un inmueble ubicado calle Miguel Gallo de la población Pedro León Gallo, en Copiapó, lugar en el cual había una Botillería, que era utilizada como fachada por una pareja conformada por una mujer de nacionalidad chilena y un hombre de nacionalidad colombiana, para la comercialización de pasta base, clorhidrato de cocaína y marihuana.

En el lugar, el personal de Carabineros y con la valiosa colaboración Frodo encontró diversos tipos de droga como Pasta Base de Cocaína, Clorhidrato de Cocaína y marihuana. Además de un millón 44 mil 500 pesos y Evidencias asociadas al delito.

“Los resultados que se dan en el marco de estos operativos desplegados por la unidad especializada del O.S.7 y con apoyo de estos perros detectores de drogas llegan donde el olfato y la vista humana no tienen alcance. Es un complemento a la labor y en esa línea son adiestrados, en base al acondicionamiento mediante el juego y la recompensa, no tienen contacto con la droga, sino que trabajan en base a “sustitutos”, es decir el olor a la droga, que es lo que finalmente buscan”, destacó el capitán Olea.